miércoles, 2 de julio de 2014

Era tarde y el sol comenzaba a ocultarse más temprano de lo común, miraba el cielo con ojos achinados. Me cerré la chaqueta y pensaba que el invierno ya estaba encima y por eso oscurece más temprano. Me recordó a mi ciudad de origen, me trajo un bonito recuerdo pero me termino por dar más frio. Toque el timbre de nuevo porque se estaba demorando mucho. Las mujeres siempre han sido así. Cuando bajo se me alegro un poco el corazón. Es esa sensación de cuando esperas un plato de comida en un restaurante. Aparece el mesero y como que sientes un calorcito adentro. Así me sentí cuando abrió la puerta y se acercó para darme un beso. Era un beso cálido, hace tiempo no los sentía así. Me dio la mano y dijo que nos apuremos que se hacía tarde y estábamos atrasados. Me reí y comencé a caminar.

No hay comentarios: