martes, 18 de octubre de 2011

acá va un titulo ingenioso.

Me gusta mochilear, perderme, conocer gente nueva y divertida, ayudar a los demás, ofrecer un cigarro en medio de la noche. Me gusta tomar fotos directamente a la cara, notar expresiones, averiguar sensaciones, descubrir sentimientos. Me gusta escribir lo que pienso, lo que sueño, lo que imagino y lo que admiro. Me gusta las ideas claras y abstractas. Me gusta estar quieto y en movimiento, me aburro rápido, pero me gusta disfrutar las instancias. Me gusta tocar guitarra, tocar rock, cantar fuerte, jugar con los arpegios... es curioso porque participe de una banda de cueca. Cantar fuerte, tomar vino, golpear el pandero o las cucharas o los platos.

Me voy, pronto me voy y siempre sera así. Me seguiré alejando cada vez más, así me gusta, pegarme en un bar y conocer una historia nueva. Alguna la hago novela, no se. No es buena apropiarse de cuentos, es mejor vivirlos y quiero vivirlo todo.

domingo, 9 de octubre de 2011

.. 3 puntos

Al final terminas por perder el miedo a la muerte y solo quieres expresar. Mirar directamente a los ojos y decir que esta pasando. Me desangro un poco al escribir, por mi que este todo manchado de sangre pero que no me refleje la hoja en blanco.

jueves, 6 de octubre de 2011

Sueño 99

A veces sueño… en realidad no lo sueño seguido y dudo que haya existido este sueño antes. Estaba en el prado y un trébol de cuatro hojas brillo, lo tome, recolecte y me lo quede. Desperté y fui a buscarlo al pasto más cercano de mi casa. Ahí estaba, esperándome. Curioso.

sueño 89

A veces sueño que soy un lobo, es más, es un sueño bastante recurrente. Estoy cubierto de pelo negro, camino en cuatro patas y tengo los ojos oscuros como dos pozos de agua profunda. Paseo por la noche como si fuera dueño de ella, encuentro personas y un instinto asesino me invade. Los asesino, mi persona interna lo lamenta pero el lobo que me posee lo goza. Corro por las calles mientras me persiguen para destruirme, soy un paria, una bestia que solo quiere y genera destrucción. Hasta que vuelvo a transformarme en humano y no entiendo lo que sucede a mí alrededor, estoy desorientado y ciego. Es ahí cuando te das cuenta que has destruido todo lo que querías y ya solo puedes seguir avanzando… nadie quiere a algo que todo lo destruye.