lunes, 1 de octubre de 2012

...

Quiero escribir: Esa es la idea principal, la que me mueve, la que me desgarra. Quiero escribir una novela, quiero contar una historia, quiero escribir poesía que estremezca al leerla, quiero escribir la letra de una canción y ponerle sonido, quiero escribir un guion, quiero hablar por los que no tienen voz. Quiero decir lo que todos aborrecen decir, lo que todos tienen miedo de mencionar. Este mundo se va directo a la mierda, la gente está más preocupada de verse bien que de decir las cosas correctas. Quiero que se entienda que lo que busco es una liberación, una expiación, es el perdón. Es la razón y mi explicación, quiero decir todo lo que no se puede decir. Quiero que quede claro que hay cosas que es necesarias destruir para poder reconstruir sobre ellas. Quiero revalidar la idea de que todo es posible, quiero que mi voz sean mil voces y mi grito mil gritos. Las cosas no van bien para la humanidad y necesito sacar esto de adentro. Siento como si existieran mil almas adentro de mí luchando, escapando, peleando, gritando. Necesito las herramientas para poder sacar todo esto afuera y, ahora, las cosas se están dando. Es necesario entrenar la mente, el espíritu y el cuerpo y dar todo de sí para poder generar algo. Si solo soy un grano de arena para quienes puedan escucharme, será suficiente. Hay más personas que creen que todo debe cambiar, que las cosas no están bien. Cada uno tiene sus posibilidades y sus propias herramientas. Estamos atrapados, todos adentro de una gran celda. El cuerpo por si solo tiene sus límites. Quiero rebasarlos, quiero que los sueños sean realidad y la realidad más que una mera pesadilla. No soporto el hastió, me pudre la conformidad. No soporto vivir en esta realidad, las cosas deben y tienen que ser mejores, y yo soy un rebelde de nacimiento. No puedo soportar que una pistola sea más importante que una guitarra, que una televisión sea más importante que un libro. Que una historia creada para idiotizante sea más hermosa que la noción del séptimo arte. Somos animales y debemos satisfacer el ansia. No debemos quedarnos dormidos, no debemos dejar de luchar. Todo es posible, escuchemos mejor las cosas, destruyamos las cadenas del lenguaje. Viajemos directo al principio y comencemos de nuevo. Antes del fin, escapare por tu puerta chiquita. Pero solo si hemos sido derrotados.

No hay comentarios: