jueves, 19 de junio de 2014

Bu

Recuerdo un tiempo (pasado), donde las cosas importaban algo. Los gestos que nacen y con quien nacen. Recordaba un tiempo (pasado) donde solía importarle a alguien. A estas alturas todos me odian y a nadie le importa... Nadie tiene idea de nada. Era bonito, habían ganas. Creo que lo eche a perder y bajo ese esquema merezco esto. No importar. ¿Pero hasta donde? ¿Hasta dónde alguien sigue aceptando y pagando por los errores que cometió? ¿Es sano seguir sufriendo? Resulta que ahora robó la felicidad ajena, cuando lo único que quiero es que la comparten conmigo. Que me den un poco de cariño y preocupación. Las enfermedades siempre llegan en momentos importantes en mi vida, generan un concepto nuevo de las cosas. Yo solo espero importarle a alguien en algún momento, sólo espero que el sol vuelva a brillar. Seguiré cantando aunque nadie escuche.

1 comentario:

lauristika dijo...

Hay que tener cara...